Article Manager (Spanish)

Spanish Health Encyclopedia - Disease

Información de la salud de búsqueda   


Lumbago agudo


Definición:

El lumbago se refiere a un dolor que se siente en la región lumbar. Usted también puede presentar rigidez en la espalda, disminución del movimiento de la región lumbar y dificultad para pararse derecho.

El dolor de espalda agudo puede durar desde unos pocos días hasta unas cuantas semanas.



Nombres alternativos:

Dolor de espalda; Lumbago; Dolor lumbar; Lumbalgia; Dolor de espalda agudo; Dolor de espalda nuevo; Dolor de espalda breve; Distensión muscular en la espalda, nueva.



Causas:

La mayoría de las personas tendrá al menos un dolor de espalda en su vida. Aunque este dolor o molestia puede presentarse en cualquier parte de la espalda, la zona afectada más común es la región lumbar. Esto se debe a que sostiene la mayor parte del peso del cuerpo.

El lumbago es la segunda razón por la cual los estadounidenses acuden al médico, superada únicamente por los resfriados y la gripe.

Usted generalmente sentirá primero un dolor de espalda después de levantar un objeto pesado, desplazarse repentinamente, sentarse en una posición por mucho tiempo o sufrir una lesión o accidente.

El lumbago agudo es causado con mayor frecuencia por una lesión repentina en los músculos y los ligamentos que sostienen la espalda. El dolor puede ser causado por espasmos musculares o distensión o desgarro en músculos y ligamentos.

Las causas del lumbago repentino abarcan:

  • Fracturas por compresión  de la columna en los adultos mayores a causa de osteoporosis
  • Cáncer que compromete la columna
  • Fractura de la médula espinal
  • Espasmo muscular (músculos muy tensos)
  • Hernia de disco o disco roto
  • Ciática
  • Etenosis raquídea  (estrechamiento del conducto raquídeo)
  • Curvaturas de la columna vertebral (como escoliosis o cifosis), que pueden ser heredadas y se observan en niños o adolescentes
  • Tensión o desgarros de los músculos o los ligamentos que sostienen la espalda

El lumbago puede también deberse a:

  • Un aneurisma aórtico anormal que está filtrándose.
  • Afecciones artríticas, como osteoartritis, artritis psoriásica y artritis reumatoidea.
  • Infección de la columna vertebral (osteomielitis, disquitis, absceso)
  • Infección del riñón o cálculos renales .
  • Problemas relacionados con el embarazo.
  • Enfermedades que afectan los órganos reproductores femeninos, como endometriosis , quistes ováricos , cáncer ovárico o miomas uterinos .


Síntomas:

Usted puede sentir una variedad de síntomas si se ha lesionado la espalda. Puede tener una sensación de hormigueo o ardor, una sensación de dolor sordo o dolor agudo. El dolor puede ser leve, o puede ser tan intenso que usted no es capaz de moverse.

Según la causa de su dolor de espalda, es posible que también tenga dolor en la pierna, en la cadera o en la parte inferior del pie. También puede presentar debilidad en las piernas y los pies.



Pruebas y exámenes:

Cuando usted consulte con su médico por primera vez, éste le hará preguntas acerca de su dolor de espalda, entre ellas con qué frecuencia ocurre y cuán intenso es.

Su médico tratará de determinar la causa de su dolor de espalda y si es probable que mejore rápidamente con medidas simples como el hielo, analgésicos suaves, fisioterapia y ejercicios adecuados. La mayoría de las veces, el dolor de espalda mejorará utilizando estos métodos. 

Durante el examen físico, el médico tratará de ubicar con precisión el área del dolor y de evaluar cómo afecta su movimiento. 

La mayoría de las personas con dolor de espalda mejoran o se recuperan al cabo de 4 a 6 semanas. El médico probablemente no solicitará ningún examen durante la primera consulta, a menos que usted tenga ciertos síntomas.

Los exámenes que se podrían ordenar abarcan:



Tratamiento:

 Para mejorar rápidamente, adopte las medidas adecuadas desde el primer momento que sienta el dolor.

A continuación encontrará algunos consejos sobre cómo manejar el dolor.

  • Suspenda la actividad física normal durante los primeros días. Esto lo ayuda a aliviar los síntomas y reducir cualquier inflamación en el área del dolor.
  • Aplique calor o hielo al área del dolor. Un buen método es utilizar hielo durante las primeras 48 a 72 horas y luego usar calor.
  • Tome analgésicos de venta libre, como ibuprofeno (Advil, Motrin IB) o paracetamol (Tylenol).

Mientras esté durmiendo, trate de acostarse en una posición fetal acurrucado con una almohada entre las piernas. Si por lo regular duerme boca arriba, ponga una almohada o toalla enrollada bajo las rodillas para aliviar la presión.

Una falsa creencia común acerca del dolor de espalda es que es necesario descansar y evitar la actividad durante mucho tiempo. De hecho,  no se recomienda el reposo en cama. Si no tiene ninguna señal de una causa seria del dolor de espalda (como la pérdida del control de esfínteres, debilidad, pérdida de peso o fiebre), debe permanecer lo más activo posible.

Tal vez necesite reducir la actividad únicamente durante los primeros dos días. Luego, reanude lentamente sus actividades habituales. No realice actividades que involucren levantamiento de objetos pesados o torsiones de la espalda durante las primeras 6 semanas después de que el dolor empiece. Después de 2 a 3 semanas, debe reanudar el ejercicio gradualmente.

  • Empiece con entrenamiento aeróbico ligero. Caminar, montar en bicicleta estática y nadar son magníficos ejemplos. Dichas actividades aeróbicas pueden ayudar a que la sangre fluya hasta la espalda y a estimular la curación. También fortalecen los músculos del estómago y la espalda.
  • Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento son importantes; sin embargo, empezarlos demasiado pronto después una lesión puede hacer que el dolor empeore. Un fisioterapeuta le puede ayudar a determinar el momento para iniciar los ejercicios de estiramiento y de fortalecimiento y cómo hacerlos. 
  • Usted puede beneficiarse de la fisioterapia. El médico determinará si usted necesita ver a un fisioterapeuta y puede remitirlo a uno en su área. El fisioterapeuta empezará usando métodos para reducir el dolor y luego le enseñará maneras de evitar que el dolor de espalda se presente de nuevo.

Si el dolor dura más de un mes, el médico puede enviarlo a que consulte, ya sea a un ortopedista (especialista en huesos) o a un neurólogo (especialista en nervios).

Si su dolor no ha mejorado después del uso de medicamentos, fisioterapia y otros tratamientos, el médico puede recomendar una inyección epidural .

Usted puede también consultar con:

  • Un masoterapeuta.
  • Alguien que realice acupuntura. 
  • Alguien que lleve a cabo manipulación de la columna (un quiropráctico, un médico osteópata o un fisioterapeuta).

Algunas veces, unas cuantas visitas a estos especialistas ayudarán con el dolor de espalda.



Expectativas (pronóstico):

Muchas personas se sienten bien al cabo de una semana. Después de otras 4 a 6 semanas, el dolor de espalda debe haber desaparecido por completo.



Cuándo contactar a un profesional médico:

Llame al médico inmediatamente si usted tiene:

  • Dolor de espalda después de un golpe o caída fuerte.
  • Ardor con la micción o sangre en la orina.
  • Antecedentes de cáncer.
  • Pérdida del control de esfínteres (incontinencia).
  • Dolor que baja por las piernas por debajo de la rodilla.
  • Dolor que empeora cuando usted se acuesta o que lo despierta por la noche.
  • Enrojecimiento o hinchazón en la espalda o en la columna vertebral.
  • Dolor intenso que no le permite estar cómodo.
  • Fiebre inexplicable con dolor de espalda.
  • Debilidad o entumecimiento en las nalgas, los muslos, las piernas o la pelvis.

Igualmente llame si:

  • Ha estado bajando involuntariamente de peso.
  • Consume esteroides o drogas intravenosas.
  • Ha tenido dolor de espalda antes, pero este episodio es diferente y se siente peor.
  • Este episodio de dolor de espalda ha durado más de 4 semanas.


Prevención:

Existen muchas medidas que usted puede tomar para disminuir las probabilidades de desarrollar dolor de espalda. El ejercicio es importante para prevenir el dolor de espalda. A través del ejercicio usted puede: 

  • Mejorar su postura
  • Fortalecer la espalda y mejorar la flexibilidad
  • Bajar de peso
  • Evitar caídas

También es muy importante aprender a levantar objetos y agacharse correctamente. Siga estos consejos:

  • Si un objeto es demasiado pesado o complicado, pida ayuda.
  • Separe los pies para tener una base de apoyo amplia.
  • Párese lo más cerca posible del objeto que está levantando.
  • Agáchese con las rodillas, no a nivel de la cintura.
  • Apriete los músculos del estómago mientras levanta el objeto o lo descarga.
  • Sostenga el objeto lo más cerca de su cuerpo que sea posible.
  • Levántese usando los músculos de las piernas.
  • A medida que se ponga de pie con el objeto,  no se incline hacia adelante.
  • No gire mientras se esté agachando por el objeto, lo esté levantando o lo esté cargando.

Otras medidas para prevenir el dolor de espalda abarcan:

  • Evite permanecer de pie durante largos períodos de tiempo. Si tiene que estar de pie por cuestiones de trabajo, alterne descansando cada pie sobre un taburete.
  • No use tacones altos. Use suelas amortiguadoras al caminar.
  • Cuando esté sentado por cuestiones de trabajo, sobre todo si utiliza una computadora, asegúrese de que su silla tenga un espaldar recto con asiento y espaldar ajustables, con apoyabrazos y un asiento giratorio. 
  • Use un taburete bajo los pies mientras esté sentado para que las rodillas estén más altas que sus caderas.
  • Coloque una almohada pequeña o una toalla enrollada detrás de la región lumbar mientras está sentado o conduciendo por largos períodos de tiempo.
  • Si usted conduce largas distancias, pare y camine un poco cada hora. Lleve su asiento lo más adelante posible para evitar agacharse. No levante objetos pesados inmediatamente después de un viaje.
  • Deje de fumar.
  • Baje de peso.
  • Haga ejercicios de forma regular para fortalecer los músculos abdominales. Esto fortalecerá su parte central para disminuir el riesgo de lesiones posteriores.

Aprenda a relajarse. Pruebe métodos como el yoga, el taichí o los masajes.



Referencias:

Casazza BA. Diagnosis and treatment of acute low back pain. Am Fam Physician. 2012;85:343-350.

Chou R, Qaseem A, Snow V, et al. Diagnosis and treatment of low back pain: a joint clinical practice guideline from the American College of Physicians and the American Pain Society. Ann Intern Med. 2007;147:478-491.

Goertz M, Thorson D, Bonsell J, et al. Institute for Clinical Systems Improvement. Adult acute and subacute low back pain. Updated November 2012. Available at: https://www.icsi.org/_asset/bjvqrj/LBP.pdf. Accessed May 15, 2014.

Misulis KM. Lower back and lower limb pain. In: Daroff RB, Fenichel GM, Jankovic J, Mazziotta JC, eds. Bradley's Neurology in Clinical Practice. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2012:chap 30.




Fecha de revisión: 5/15/2014
Versión en inglés revisada por: C. Benjamin Ma, MD, Assistant Professor, Chief, Sports Medicine and Shoulder Service, UCSF Department of Orthopaedic Surgery, San Francisco, CA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.
adam.com