Article Manager (Spanish)

Spanish Health Encyclopedia - Disease

Información de la salud de búsqueda   


Monitor de apnea
Monitor de apnea


Apnea de la prematuridad


Nombres alternativos:

Apnea en recién nacidos; AOP; Episodios cianóticos en recién nacidos; Episodios de coloración azulosa en recién nacidos; Crisis respiratoria en recién nacidos.



Definición:

La apnea es la respiración que se vuelve lenta o se detiene por cualquier causa. La apnea de la prematuridad se refiere a episodios cortos de suspensión de la respiración en bebés nacidos antes de lo debido.



Causas:

Hay algunas razones por las cuales los recién nacidos, en particular los que nacieron prematuros, pueden presentar apnea, como:

  • Su cerebro no está completamente desarrollado.
  • Los músculos que mantienen las vías respiratorias abiertas están débiles.

Otras situaciones de estrés en un bebé prematuro o enfermo pueden empeorar la apnea, como:

  • Anemia
  • Problemas de alimentación
  • Problemas cardíacos o pulmonares
  • Infección
  • Bajos niveles de oxígeno
  • Sobrestimulación
  • Problemas de temperatura


Síntomas:

Los recién nacidos, especialmente los prematuros, a menudo tienen un patrón de respiración irregular.

Estos bebés tendrán episodios cortos (de 5 a 10 segundos) de respiración superficial o de suspensión de la respiración (apnea). Estos episodios van seguidos de períodos de respiración normal.

Cuando la respiración es muy superficial o se detiene (apnea), el bebé igualmente puede experimentar una disminución en la frecuencia cardíaca, que se denomina bradicardia.

Algunos bebés también pueden presentar coloración pálida y aspecto de enfermos. Los episodios de apnea que duran más de 20 segundos se consideran serios.



Pruebas y exámenes:

La mayoría de los bebés pretérmino y algunos bebés a término enfermos tienen algún grado de apnea, así que permanecen conectados a monitores en el hospital para vigilar su respiración, frecuencia cardíaca y niveles de oxígeno. La apnea o la disminución en la frecuencia cardíaca pueden activar alarmas en estos monitores.



Tratamiento:

La forma de tratar la apnea depende de la causa, de la frecuencia con la cual se detiene la respiración y de la gravedad de dichos episodios. A los bebés que, a excepción de esto, parezcan saludables y presenten pocos episodios por día simplemente se los vigila. Asimismo, se los puede estimular suavemente durante los episodios cuando se detiene la respiración.

A los bebés que estén bien, pero que experimenten múltiples episodios en los cuales dejan de respirar, se les puede brindar una preparación de cafeína para ayudar a estimular la respiración. Algunas veces, la enfermera realizará aspiración en los bebés con apnea, cambiará su posición o usará una bolsa y una mascarilla para ayudarlos a respirar.

Se puede necesitar un posicionamiento adecuado, un tiempo de alimentación más lento, oxígeno y, en casos extremos, un respirador para ayudar con la respiración.

Los estudios no han podido demostrar un beneficio con el hecho de tener a los bebés conectados a monitores caseros, así que estos aparatos ya no se utilizan con mucha frecuencia.



Expectativas (pronóstico):

La apnea es común en los bebés prematuros y la mayoría tiene desenlaces clínicos normales. Aunque no se cree que la apnea leve tenga efectos prolongados, la mayoría de los médicos piensa que la prevención de episodios múltiples o graves es mejor para el bebé en el largo plazo.

Los episodios de apnea que comienzan después de la segunda semana de vida o que duran más de 20 segundos se consideran más graves.

La apnea de la prematuridad generalmente desaparece hacia la trigésima sexta semana del bebé.



Referencias:

Miller MJ, Martin MJ. Pathophysiology of apnea of prematurity. In: Polin RA, Fox WW, Abman SH. eds. Fetal and Neonatal Physiology. 4th ed. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier; 2011:chap 91.

Carlo WA. Apnea. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 19th ed. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier; 2011:chap 95.2.




Fecha de revisión: 12/4/2013
Versión en inglés revisada por: Neil K. Kaneshiro, MD, MHA, Clinical Assistant Professor of Pediatrics, University of Washington School of Medicine, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Bethanne Black, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.
adam.com