Article Manager (Spanish)

Spanish Health Encyclopedia - Surgery

Información de la salud de búsqueda   


Inserción de un tubo en el oído - Serie
Inserción de un tubo en el oído - Serie


Inserción de tubos en el oído


Definición:

Consiste en la colocación de tubos a través de los tímpanos. El tímpano es la delgada capa de tejido que separa el oído externo del oído medio.

Nota: este artículo se enfoca en la inserción de tubos en el oído en niños; sin embargo, la mayor parte de la información también se podría aplicar a adultos con síntomas o problemas similares.



Nombres alternativos:

Miringotomía; Timpanostomía; Cirugía de tubos para el oído; Tubos de ventilación; Tubos ecualizadores de presión



Descripción:

Mientras el niño está dormido y no siente dolor (anestesia general ), se hace una incisión pequeña en el tímpano, a través de la cual se succiona cualquier líquido que se haya acumulado detrás de éste.

Luego, a través del tímpano, se coloca un tubo pequeño que permite la entrada de aire para que la presión sea igual en ambos lados del tímpano. Asimismo, el aire atrapado puede salir del oído medio. Esto evita la hipoacusia y reduce el riesgo de infecciones en el oído.



Por qué se realiza el procedimiento:

La acumulación de líquido detrás del tímpano del niño puede causar cierta hipoacusia. Pero la mayoría de los niños no tienen daño a largo plazo en su audición o en el habla, incluso aunque el líquido permanezca allí durante muchos meses.

La inserción de tubos en el oído se puede hacer cuando se acumula líquido detrás del tímpano de su hijo y:

  • No desaparece después de tres meses y ambos oídos están afectados.
  • No desaparece después de seis meses y el líquido sólo está en un oído.

Las infecciones del oído que no desaparecen con tratamiento o que siguen reapareciendo también son razones para colocar un tubo en el oído. Si una infección no desaparece con tratamiento o si un niño tiene muchas infecciones del oído durante un período corto de tiempo, el médico puede recomendar tubos para el oído.

Los tubos para el oído también se usan algunas veces para personas de cualquier edad que tengan:

  • Una infección grave del oído que se propaga a huesos cercanos (mastoiditis) o al cerebro, o que daña los nervios cercanos
  • Una lesión en el oído después de cambios súbitos de presión por volar o bucear en aguas profundas


Riesgos:

Los riesgos de la inserción de tubos en el oído incluyen:

  • Secreción del oído .
  • Agujero en el tímpano que no cicatriza después de que los tubos se desprenden.

En la mayoría de los casos, estos problemas no duran mucho tiempo. Tampoco suelen causar problemas en los niños. El médico puede explicarle dichas complicaciones con más detalle.

Los riesgos de cualquier anestesia son:

  • Problemas respiratorios
  • Reacciones a los medicamentos

Los riesgos de cualquier cirugía son:

  • Sangrado
  • Infección


Antes del procedimiento:

El otólogo de su hijo puede solicitar una historia clínica y un examen físico de su hijo antes de realizar el procedimiento. También se recomienda realizar un examen audiométrico antes del procedimiento.

Coméntele siempre a su proveedor de atención médica:

  • Qué fármacos está tomando su hijo, incluso medicamentos, hierbas y vitaminas que usted haya comprado sin una receta.
  • Las alergias que el niño pueda tener a cualquier medicamento, látex, cinta o limpiador de piel.

En el día de la cirugía:

  • Es posible que pidan a su hijo no beber ni comer nada después de la medianoche la noche antes de la cirugía.
  • Dele al niño un pequeño sorbo de agua con cualquier fármaco que el médico le haya recomendado administrarle.
  • El proveedor de atención médica de su hijo le dirá a qué hora debe llegar al hospital.
  • El médico verificará que su hijo esté lo suficientemente saludable para la cirugía. Esto significa que no tenga ningún signo de enfermedad o infección. Si su hijo está enfermo, la cirugía se puede retrasar.


Después del procedimiento:

En la mayoría de los casos, los niños permanecen en la sala de recuperación durante un tiempo corto y salen del hospital el mismo día de la inserción de los tubos en el oído. Su hijo puede estar débil e irritable durante una hora más o menos a medida que despierta de la anestesia. El pediatra puede recetarle gotas óticas (para los oídos) o antibióticos durante unos días después de la cirugía.



Pronóstico:

Después de este procedimiento, la mayoría de los padres informa que sus hijos:

  • Tienen menos infecciones de oído.
  • Se recuperan más rápidamente de infecciones.

Si los tubos no se caen por sí solos en unos pocos años, es posible que un otólogo tenga que extraerlos. Si las infecciones del oído reaparecen después de que los tubos se caen, se puede insertar otro juego de estos tubos.



Referencias:

Browning GG, Rovers MM, Williamson I, Lous J, Burton MJ. Grommets (ventilation tubes) for hearing loss associated with otitis media with effusion in children. Cochrane Database Syst Rev. 2010;(10):CD001801.

Casselbrant ML, Mandel EM. Acute otitis media and otitis media with effusion. In: Cummings CW, Flint PW, Haughey BH, et al, eds. Otolaryngology: Head & Neck Surgery. 5th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Mosby; 2010:chap 194.

Rosenfeld RM, Schwartz SR, Pynnonen MA, et al. Clinical practice guideline: Tympanostomy tubes in children. Otolaryngol Head Neck Surg. 2013;149(1 Suppl):S1-35.

van Dongen TM, van der Heijden GJ, Venekamp RP, Rovers MM, Schilder AG. A trial of treatment for acute otorrhea in children with tympanostomy tubes. N Engl J Med. 2014;370:723-33.




Fecha de revisión: 8/4/2014
Versión en inglés revisada por: Ashutosh Kacker, MD, BS, Professor of Clinical Otolaryngology, Weill Cornell Medical College, and Attending Otolaryngologist, New York-Presbyterian Hospital, New York, NY. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.
adam.com