Article Manager (Spanish)

Spanish Health Encyclopedia - Disease

Información de la salud de búsqueda   


Tracto urinario femenino
Tracto urinario femenino


Tracto urinario masculino
Tracto urinario masculino


Cistitis aguda


Definición:

Es una infección de la vejiga o las vías urinarias inferiores. Aguda significa que la infección comienza de manera súbita.



Nombres alternativos:

Infección aguda de las vías urinarias (IVU aguda); Infección aguda de la vejiga; Infección no complicada de las vías urinarias; Cistitis bacteriana aguda



Causas:

La cistitis es causada por microbios, por lo regular bacterias. Estos microorganismos ingresan a la uretra y luego a la vejiga y pueden causar una infección. La infección comúnmente se desarrolla en la vejiga y también puede diseminarse (llegar) a los riñones.

La mayoría de las veces, el cuerpo puede deshacerse de estas bacterias cuando usted orina. Sin embargo, las bacterias pueden adherirse a la pared de la uretra o la vejiga o multiplicarse tan rápido que algunas de ellas permanecen en la vejiga.

Las mujeres tienden a contraer infecciones con más frecuencia que los hombres. Esto sucede debido a que su uretra es más corta y está más cercana al ano. Las mujeres son más propensas a contraer una infección después de las relaciones sexuales o al usar un diafragma para el control de la natalidad. La menopausia también aumenta el riesgo de una infección urinaria.

Lo siguiente también aumenta las probabilidades de padecer cistitis:

  • Un tubo llamado sonda vesical que se introduce en la vejiga.
  • Bloqueo de la vejiga o la uretra.
  • Diabetes.
  • Próstata agrandada, uretra estrecha o cualquier elemento que bloquee el flujo de orina.
  • Pérdida del control del intestino (incontinencia intestinal ).
  • Edad avanzada (sobre todo en las personas que viven en asilos de ancianos).
  • Embarazo.
  • Problemas para vaciar totalmente la vejiga (retención urinaria).
  • Procedimientos que involucran las vías urinarias.
  • Permanecer quieto (inmóvil) durante un período de tiempo largo (por ejemplo, cuando usted se está recuperando de una fractura de cadera).

La mayoría de los casos son causados por Escherichia coli (E. coli), un tipo de bacteria que se encuentra en los intestinos.



Síntomas:

Los síntomas de una infección vesical abarcan:

  • Orina turbia o con sangre.
  • Orina con olor fuerte o fétido.
  • Febrícula (no todo mundo tendrá fiebre).
  • Dolor o ardor al orinar.
  • Presión o calambres en la parte baja del abdomen o en la espalda.
  • Necesidad imperiosa de orinar con frecuencia, incluso inmediatamente después haber vaciado la vejiga.

Con frecuencia, en las personas de edad avanzada, los cambios mentales o la confusión son los únicos signos de una posible infección urinaria.



Pruebas y exámenes:

En la mayoría de los casos, se recoge una muestra de orina para realizar los siguientes exámenes:

  • Análisis de orina . Este examen se hace para buscar glóbulos blancos, glóbulos rojos, bacterias y evaluar ciertos químicos, como nitritos en la orina. La mayoría de las veces, el médico puede diagnosticar una infección mediante un análisis de orina.
  • Urocultivo. Se puede necesitar una muestra de orina limpia para identificar la bacteria en la orina y decidir sobre el antibiótico correcto.


Tratamiento:

Los antibióticos tomados por vía oral casi siempre se administran para evitar la propagación de la infección a los riñones.

  • Para una infección vesical simple, usted tomará antibióticos durante tres días (mujeres) o de 7 a 14 días (hombres). Para una infección de la vejiga con complicaciones, como embarazo o diabetes, o una infección renal leve, usted por lo general tomará los antibióticos durante 7 a 14 días.
  • Es importante que termine todos los antibióticos recetados, incluso si se siente mejor antes de finalizar el tratamiento. Las personas que no terminan sus antibióticos pueden presentar una infección que es más difícil de tratar.
  • El médico posiblemente también desee saber si usted está embarazada.

El médico también puede recetar medicamentos para aliviar la molestia. El clorhidrato de fenazopiridina (Pyridium) es el más común de este tipo de fármacos. Usted igualmente necesitará tomar antibióticos.

Toda persona con una infección vesical debe tomar mucha agua.

Algunas mujeres tienen infecciones vesicales repetitivas y el médico puede sugerir tratamientos como:

  • Tomar una sola dosis de un antibiótico después del contacto sexual puede prevenir estas infecciones si ocurren después de la actividad sexual.
  • Mantener una tanda de antibióticos por tres días en casa con el fin de usarlos para las infecciones con base en los síntomas.
  • Tomar una sola dosis diaria de un antibiótico para prevenir infecciones.

Se pueden recomendar productos de venta libre que aumentan el ácido en la orina, como ácido ascórbico o jugo de arándano. Estos medicamentos disminuyen la concentración de bacterias en la orina.

El control puede abarcar urocultivos para verificar que la infección bacteriana haya desaparecido.

Los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a prevenir algunas infecciones urinarias .



Expectativas (pronóstico):

La mayoría de los casos de cistitis son incómodos, pero desaparecen sin complicaciones después del tratamiento.



Cuándo contactar a un profesional médico:

Consulte con el médico si:

  • Tiene síntomas de cistitis.
  • Ya se le ha diagnosticado y los síntomas empeoran.
  • Presenta síntomas nuevos como fiebre, dolor de espalda, dolor de estómago o vómitos.


Referencias:

American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG). Treatment of urinary tract infections in nonpregnant women. Obstet Gynecol. 2008;111(3):785-794.

Gupta K, Hooton TM, Naber KG, et al. International clinical practice guidelines for the treatment of acute uncomplicated cystitis and pyelonephritis in women: A 2010 update by the Infectious Diseases Society of America and the European Society for Microbiology and Infectious Diseases. Clin Infect Dis. 2011; Mar;52(5):e103-20.

Society of Obstetricians and Gynaecologists of Canada (SOGC). Recurrent urinary tract infection. J Obstet Gynaecol Can. 2010;32(11):1082-1090.




Fecha de revisión: 8/17/2014
Versión en inglés revisada por: Linda J. Vorvick, MD, Medical Director and Director of Didactic Curriculum, MEDEX Northwest Division of Physician Assistant Studies, Department of Family Medicine, UW Medicine, School of Medicine, University of Washington, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.
adam.com