Article Manager (Spanish)

Spanish Health Encyclopedia - Disease

Información de la salud de búsqueda   


Anatomía del riñón
Anatomía del riñón


Flujo de sangre y orina en el riñón
Flujo de sangre y orina en el riñón


Necrosis tubular aguda


Definición:

Es un trastorno renal que involucra daño a las células de los túbulos de los riñones, lo cual puede ocasionar insuficiencia renal aguda .



Nombres alternativos:

Necrosis renal tubular; necrosis tubular aguda, NTA



Causas:

La necrosis tubular aguda (NTA) generalmente es causada por una falta de oxígeno a los tejidos renales (isquemia de los riñones). También puede ocurrir si las células renales resultan dañadas por un tóxico o una sustancia dañina.

Las estructuras internas del riñón, particularmente los tejidos del túbulo renal, resultan dañados o destruidos. La NTA es uno de los cambios estructurales más comunes que pueden llevar a insuficiencia renal aguda.

La necrosis tubular aguda es una de las causas más comunes de insuficiencia renal en pacientes hospitalizados. Los riesgos de ésta son, entre otros:

  • Reacción a transfusión sanguínea
  • Lesión o traumatismo que producen daño a los músculos
  • Presión arterial baja (hipotensión) severa que dura más de 30 minutos
  • Cirugía mayor reciente
  • Shock séptico debido a infección grave

La enfermedad hepática y el daño causado por la diabetes (nefropatía diabética ) pueden hacer a una persona más susceptible a esta afección.

La necrosis tubular aguda también puede ser causada por:

  • El tinte (medio de contraste) empleado en estudios radiográficos (rayos X)
  • Medicamentos que son tóxicos para los riñones (como los antibióticos aminoglucósidos o la anfotericina)


Síntomas:

Nota: pueden también presentarse otros síntomas de insuficiencia renal aguda.



Pruebas y exámenes:

El médico llevará a cabo un examen físico. Puede escuchar ruidos anormales al auscultar el corazón y los pulmones con un estetoscopio (auscultación ). Esto se debe a la presencia de demasiado líquido en el cuerpo.

Otros exámenes que se pueden hacer abarcan:



Tratamiento:

En la mayoría de las personas, la necrosis tubular aguda es reversible y el objetivo del tratamiento es prevenir las complicaciones potencialmente mortales de la insuficiencia renal aguda.

El tratamiento se centra en prevenir la acumulación excesiva de líquidos y desechos, mientras se permite la cicatrización de los riñones. Se debe vigilar de cerca a los pacientes para ver si hay deterioro de la función renal.

El tratamiento puede abarcar:

  • Identificación y tratamiento de la causa subyacente del problema.
  • Restricción de ingesta de líquidos a una cantidad igual al volumen de orina producida.
  • Restricción de sustancias normalmente eliminadas por el riñón (como proteína, sodio y potasio) para minimizar su acumulación en el organismo.
  • Toma de medicamentos para ayudar a controlar los niveles de potasio en el torrente sanguíneo.
  • Medicamentos tomados por vía oral o intravenosa para ayudar a eliminar el líquido del cuerpo.

La diálisis temporal puede eliminar el exceso de desechos y líquidos. Esto puede hacerlo sentir mejor y puede facilitar el control de la insuficiencia renal. Es posible que la diálisis no sea necesaria para todas las personas, pero a menudo puede salvar la vida, en particular si el potasio sérico se encuentra peligrosamente elevado.

La diálisis puede ser necesaria en los siguientes casos:

  • Disminución del estado mental
  • Hipervolemia
  • Incremento en los niveles de potasio
  • Pericarditis
  • Para eliminar toxinas que son peligrosas para los riñones
  • Ausencia total de producción de orina
  • Acumulación incontrolada de residuos nitrogenados


Pronóstico:

La duración de los síntomas puede variar. Usted puede producir menos orina durante unos pocos días hasta 6 semanas o más. Esto a veces va seguido de un período de gasto urinario alto. Esto ocurre debido a que los riñones ya sanos y de nuevo en funcionamiento tratan de depurar el organismo de líquidos y desechos.

Los síntomas se reducen y los resultados del examen se empiezan a normalizar uno o dos días después de elevarse la cantidad de orina.



Posibles complicaciones:
  • Sangrado del tubo digestivo
  • Enfermedad renal crónica y daño renal permanente
  • Hipertensión arterial
  • Aumento del riesgo de infección


Cuándo contactar a un profesional médico:

Consulte con el médico si el gasto urinario disminuye o cesa o si presenta otros síntomas de necrosis tubular aguda.



Prevención:

El tratamiento oportuno de las afecciones que pueden producir disminución del flujo sanguíneo y/o disminución de la oxigenación a los riñones puede reducir el riesgo de necrosis tubular aguda.

Se realizan pruebas cruzadas a las transfusiones sanguíneas para reducir el riesgo de reacciones de incompatibilidad.

Controle enfermedades como la diabetes, enfermedades hepáticas o trastornos cardíacos para reducir el riesgo de necrosis tubular aguda.

Vigile cuidadosamente la exposición a medicamentos que puedan ser tóxicos para el riñón y hágase revisar los niveles de dichos medicamentos en la sangre en forma regular. Tome mucho líquido luego de la exposición a cualquier tipo de medios de contraste radiológico para permitir que sean eliminados del cuerpo y reducir el riesgo de daño renal.



Referencias:

Clarkson MR, Friedewald JJ, Eustace JA, Rabb H. Acute kidney injury. In: Brenner BM, ed. Brenner and Rector's The Kidney. 8th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 29.

Molitoris BA. Acute kidney injury. In: Goldman L, Ausiello D, eds. Cecil Medicine. 23rd ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 121.




Fecha de revisión: 9/20/2011
Versión en inglés revisada por: David C. Dugdale, III, MD, Professor of Medicine, Division of General Medicine, Department of Medicine, University of Washington School of Medicine; Herbert Y. Lin, MD, PHD, Nephrologist, Massachusetts General Hospital; Associate Professor of Medicine, Harvard Medical School. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Medical Director, A.D.A.M., Inc.
Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc.

The information provided herein should not be used during any medical emergency or for the diagnosis or treatment of any medical condition. A licensed medical professional should be consulted for diagnosis and treatment of any and all medical conditions. Call 911 for all medical emergencies. Links to other sites are provided for information only -- they do not constitute endorsements of those other sites. © 1997- A.D.A.M., Inc. Any duplication or distribution of the information contained herein is strictly prohibited.
adam.com